Entrevista a Pere Taiho Secorún para Crearte Magazine

Aquí podéis leer la entrevista realizada por Laura Maroto, publicada en la revista Crearte y que tiene como título "10 preguntas a la meditación zen"

"Entrevista a Pedro Taiho Secorún. Nació en octubre de 1955, es el responsable del Centro Zen de Barcelona. Miembro fundador del dojo de Barcelona, comenzó su práctica en 1979 al conocer la enseñanza del Maestro Deshimaru. En el año 1983 fue ordenado monje por Étienne Mokusho Zeisler convirtiéndose en su discípulo. Actualmente practica bajo la dirección del maestro Dosho Saikawa Roshi, de quien ha recibido la transmisión del Dharma (Shiho).


¿Cuáles son los orígenes del budismo?
Todo el budismo proviene del despertar de Buda sentado bajo el árbol donde alcanzó la iluminación. El Zen actualiza el despertar de la conciencia de Buda en cada persona, aquí y ahora, en nuestra vida.
Fue enseñado por Buda en la India, posteriormente introducido en la China por Bodhidharma en el siglo VI, implantado en Japón por Dogen en el siglo XIII.

¿Qué es?
El Zen es la práctica del despertar, de la intimidad con uno mismo, con el Buda que todos somos, con nuestro ser original que está ahí pero que a menudo no lo percibimos enredados como estamos en nuestras propias ilusiones. Básicamente es una practica del despertar, Buda quiere decir exactamente “el que ha despertado” a la realidad tal cual es.

¿Cuáles son sus características principales?
Es una experiencia no una creencia. Hay que realizarlo en nuestra vida, practicar, con todo nuestro cuerpo y mente. No hay dogmas, no hay obligaciones, solo un camino correcto que hemos de descubrir y que está bajo nuestro pies. El zen es la práctica de la transformación del ser.

¿En qué consiste su práctica?
El zen se basa en la práctica de zazen (meditación). Sentados en la postura justa, la respiración se vuelve tranquila y natural y la actitud de la mente entre la concentración y la observación. Plena conciencia sobre nuestros pensamientos actos y palabras. La actitud de la mente durante zazen es la actitud de la no-identificación. Durante nuestra práctica de zazen numerosos pensamientos y emociones aparecen, pero hay que observarlos y dejarlos pasar sin agarrarse a ellos, sin perseguirlos, continuando su flujo incesante. Tampoco hay que rechazarlos ni intentar ocultarlos. En nuestra práctica no hay nada que perseguir ni nada que rechazar. Si obramos así, tanto pensamientos como emociones acaban siendo como nubes en el cielo que pasan, y la conciencia que está más allá del pensamiento y del no pensamiento aparece. La no-identificación con los propios pensamientos nos permite volver a la condición original, a la realidad de nuestra vida en unión con todo el universo, a la no dualidad. Al estar en armonía con la verdadera naturaleza de nuestra existencia aparece una gran libertad interior.
Intentar hacer el bien, evitar que el mal aparezca, practicar la generosidad.

¿Quién lo puede practicar?
La vía del zen es abierta a todo ser humano. Todo el mundo puede practicar la meditación zen, zazen, es igual si es cristiano, judío o de cualquier otra religión, de hecho hay gente de esas religiones que practican el zen.
El zen, repito no tiene dogmas, es una vía hacia la liberación de nuestra ignorancia que pasa por la experiencia de la unidad a través de la práctica.

¿Se puede practicar en cualquier lugar?
En cualquier lugar. De todas maneras se aconseja la practica de zazen en un lugar tranquilo y ventilado, pero a veces no es posible y se puede practicar en medio del ruido igualmente. La práctica del zen va más allá de la meditación sentada, es una práctica que nos lleva a la plena conciencia en nuestra vida cotidiana. El lugar es aquí y el momento es este.

¿Hay un tiempo mínimo o máximo recomendado para la práctica?
No hay regla fija, pero habitualmente solemos hacer dos periodos de media hora o 40 minutos.

¿Podrías hablarnos de sus beneficios y contraindicaciones?
Paz y tranquilidad. Profundidad de visión. Se ha demostrado que desintoxica el cuerpo, que aumenta el grado de serotonina en el cerebro, etc. Se han demostrado algunos efectos de la meditación sobre el ser humano pero zazen es una práctica sin meta que nos lleva hacia lo más profundo de nosotros mismos. Meditamos porque meditamos, no porque esperamos nada del hecho de meditar. No hacemos zazen por conseguir beneficios.

No existe ninguna contraindicación en especial, de todas maneras no se aconseja hacer zazen a quien tenga alguna enfermedad psíquica grave.

¿Cuál es la principal diferencia respecto a la meditación tibetana?
Zazen es una meditación budista que se remonta al momento primigenio cuando Buda despierta. Esta meditación, zazen, consiste en dejar pasar los pensamientos y emociones, no apegarse a ellos, y volver continuamente al momento presente. Es una práctica de despojamiento, de abandono. No hay dirección guiada, no hay que conseguir nada ni rechazar nada, no jugamos con nuestro pensamientos ni con nuestro cuerpo, simplemente hay que observar y abandonar. Y volver a la respiración, a la plena conciencia de la respiración, de la postura y del momento presente.

¿Qué similitudes encuentras entre la meditación Zen y la meditación tibetana?
Ambas tienen como finalidad mental el auto conocimiento y la paz interior.

imatge noticia