Noticias

imatge noticia

La monja budista Kankyo Tannier ha escrito un libro ("La magia del silencio", Planeta, 2017), que trata de los temas eternos: cómo ayudar, cómo apaciguar la sensación de insatisfacción, de carencia, el sufrimiento humano, este dolor íntimo de la humanidad.

Como budista y como terapeuta de programación neurolingüística y de otras corrientes cercanas, propone ejercicios que pueden servir para entender y mitigar este sufrimiento universal. Se trata de ejercicios muy diversos: ejercicios para tomar conciencia del propio cuerpo, para no aferrarse a los pensamientos, para concentrarse, para aceptarse uno mismo, tal como uno es.

Habla, sobre todo, del silencio, del noble silencio. Y es aquí donde más se percibe el aroma zen de su rakusu. Menciona el silencio de la sesshin rohatsu, los beneficios del silencio: dejar sin ocupar con pensamientos o palabras un espacio salvaje, no cultivado, donde el agua salta sin más entre rocas y piedras. El terreno no cultivado, donde escuchar el silencio de zazen.

Los ejercicios que propone son, con toda seguridad, de gran utilidad para muchas personas que sufren y buscan soluciones para su sufrimiento. Pero lo que más emociona del libro se encuentra en otro lugar. Son los espacios entre las palabras, las anécdotas que acompañan sus explicaciones. La frescura en aquello que explica, en lo que deja entrever sin detenerse demasiado, en aquello que envuelve por fuera la intención central del libro.

El silencio de su cabaña, donde vive, cerca del templo zen de Alsacia, por la mañana, cuando se levanta el día, y el sol de invierno atraviesa los cristales de su ventana. El silencio del bosque en la penumbra, cuando oscurece, y sólo se escucha el viento y las campanas de la iglesia lejana.

El silencio del amanecer, cuando recorre los pasillos del templo para poner las ofrendas del agua en los altares, antes de la campana del despertar. Cuando la noche rodea aún el paisaje, y los pasos evocan otros pasos antiguos, formando un tejido común, delicado e invisible, lleno de misterio y gratitud. El momento mágico en que la noche da paso al día y se desvelan, poco a poco, los contornos del mundo.

El silencio de la sesshin, en la que, sentado en medio del volcán, el cuerpo aprende a atravesar las sombras, como si el sol se abriera paso para calentar, poco a poco, cada parte del cuerpo. Los momentos de calma. Por las mañanas, al atardecer, la regularidad que sosiega el alma.

Y así, delicadamente y con una ternura benévola, nos invita, a través de las hojas de su libro, a saborear el silencio que lentamente se despliega y se escucha.

Al leer sobre la danza lenta y primitiva de su gato, sobre sus estiramientos lánguidos, alguna cosa interna de uno mismo se pone en orden.

Reseña de Laura Berenguer Estellés, profesora universitaria y monja zen.

 

imatge noticia

El sábado 16 de septiembre el Centro Zen de Barcelona participó en la segunda Nit de les Religions de Barcelona organizada por la Asociación UNESCO para el Diálogo Interreligioso (AUDIR). El proyecto se inspira en "La Noche de las Religiones" de Berlín, una iniciativa que se lleva a cabo en la ciudad alemana desde 2012.

La Noche de las Religiones es una iniciativa que consiste en una jornada de puertas abiertas de centros de diversas tradiciones religiosas de la ciudad de Barcelona. Los asistentes a la jornada siguen un itinerario autoguiado con el que pueden escoger la comunidad que visitan en cada momento.

Junto con el Centro Zen de Barcelona, que ya participó en la anterior edición, ​​más de 30 comunidades religiosas de la ciudad de Barcelona abrieron sus puertas para ofrecer diferentes actividades para que la ciudadanía pueda conocerlas.

El Centro Zen de Barcelona mostró los espacios del centro e hizo una explicación introductoria sobre el budismo y la meditación zen. Finalmente se ofreció un té japonés a los visitantes mientras se abría el diálogo y se respondían las preguntas de los visitantes.

Este proyecto quiere contribuir a dar a conocer una realidad a veces desconocida como es la diversidad religiosa, favoreciendo un espacio de encuentro verdadero, lejos de las imágenes a menudo distorsionadas que nos llegan sobre las diferentes tradiciones religiosas que conviven en nuestra ciudad.

Vesak 2017

El Centro Zen Barcelona participó en la celebración del Vesak 2017, organizado por la Coordinadora Catalana de Entidades Budistas. Esta fecha conmemora el nacimiento, la iluminación y el parinirvana de Buda, según la mayoría de las tradiciones budistas. Por este motivo se reunieron budistas de todas las tradiciones, en una fiesta que puso de manifiesto la unidad fundamental de todos los practicantes budistas más allá de escuelas y etiquetas.

Pere Taiho Secorún, monje zen responsable del Centro Zen Barcelona, dirigió la meditación que abrió la celebración y José Carlos Valdés, monje también del centro, hizo una de las lecturas de textos por parte de las diferentes entidades.

El lema de la celebración de 2017, fue "Comprometidos con la conciencia del presente" para poner de manifiesto que el pasado ya no existe y el futuro es incierto y que por tanto, se debe aprovechar la oportunidad única de haber nacido con un cuerpo humano para aplicarlo a la ardua pero profundamente satisfactoria tarea del despertar supremo. Si logramos vivir siempre en el presente, minuto a minuto sin interrupción, estaremos muy cerca del ansiado despertar, porque, como dicen los maestros, el verdadero Buda es la conciencia del presente.

imatge noticia

El Centro Zen de Barcelona ha participado en la conmemoración del 50 aniversario de la llegada del Maestro Taishen Deshimaru a Europa, que se ha realizado del 12 al 14 de mayo en el Templo de la Gendronnière en Francia.

En esta conmemoración han participado todas las sanghas europeas y todos los maestros que participaron en la implantación del Soto Zen durante los últimos cincuenta años. Los caminos tomados por todos y cada uno de ellos pueden haber sido diferentes, pero el punto de partida es el mismo, la práctica de zazen y el anhelo que motivó su compromiso: establecer el Dharma del Buda en Europa.

Una amplia delegación de maestros japoneses llegaron a Francia, especialmente para participar y asistir a estas celebraciones.

Podéis ver algunas fotografías tomadas por la sangha del Centro Zen de Barcelona durante estos días en la galería de fotos de la web.

imatge noticia

Los templos y dojo Zen recitan diariamente el eko de los Patriarcas, una lista de 54 maestros que han transmitido el Zen desde Buda Shakyamuni. Sin embargo, muchas mujeres han sido también grandes maestras Zen, y deberíamos poder ofrecerles también nuestro reconocimiento. En “Les matriarches du Zen” Francois Loiseau Dosan, discípulo del Maestro Taisen Deshimaru, ha estudiado este tema y propone una lista de 54 mujeres para recitar en los templos Zen. 

En el documento adjunto podéis encontrar una traducción al español de su propuesta de lista de matriarcas.

 

Guenmai

El sábado día 18 de Febrero de 2017 el Centro Zen de Barcelona participó en uno de los talleres del ciclo "Diálogo Interreligioso y Alimentación" organizados conjuntamente por la Fundación Migra Studium y la Casa Turca de Barcelona. Jordi Hosan Miquel impartió el taller junto a Elena Kyoisei Crespo que se desarrolló en la sede de Migra Studium en Barcelona. Los participantes colaboraron activamente en la elaboración del menú que consistió en una genmai, un curry de verduras, compota de manzana y té verde.

El motivo de estos talleres es aprovechar la gastronomía para introducir diferentes tradiciones religiosas, a través de los cocineros que participan. El agradecimiento, la benevolencia, la generosidad y la atención justa fueron los hilos conductores del taller, el cual concluyó con la comida conjunta de todos los participantes.

Puedes leer más sobre este taller enla pàgina web de la Casa Turca de Barcelona.

Taller guenmai

Taller cuina

 

Jornades Sangha

Los días 14 y 15 de enero se realizaron unas "Jornadas de la sangha" en el Centro Zen de Barcelona para poder reflexionar de temas como la práctica del zen a los nuestros días, la Sangha, el compromiso con la Vía o el compromiso con va la práctica. Intervinieron Diferentes monjes / as del Centro Zen, para Luego Abrir el Turno de palabra para que todos los asistentes pudieran Hacer los Suyas Aportaciones.

Los temas tratados fueron:

1ª Sesión: El zen de Dogen en occidente y en el s. XXI.

1. Características del budismo zen soto. Su esencia para la práctica hoy.

2. La práctica laica. Implantación del zen en occidente.

3. Retos y dificultades de la laicidad. Práctica y vida social.

 

2ª Sesión: La Sangha.

1. Historia e importancia de la comunidad espiritual.

2. ¿Qué no debe ser un grupo religioso?.

3. Características de la sangha hoy.

 

3ª Sesión: Compromiso con la Vía.

1. La toma de preceptos y ordenación de bodhisattva.

2. La ordenación de monje / a.

3. La costura del kesa y el rakusu como manifestación de la práctica y el compromiso.

 

4ª Sesión: Compromiso versus práctica.

1. La práctica en el templo y en casa. Zazen y liturgia.

2. La acción desinteresada.

3. Tenza: actitud, práctica y servicio.

imatge noticia

El Centro Zen de Barcelona recibió una visita organizada por Espai Avinyó. La visita se enmarca en las actividades que lleva a cabo BCN Acción Intercultural, impulsada por el Ayuntamiento de Barcelona para fomentar el diálogo y las relaciones interculturales en nuestra ciudad.

Los asistentes pudieron visitar el centro y conocer la esencia de lo que se realiza, desde la meditación zen hasta la cocina, es decir, el cómo llevar la práctica del zen también a las actividades cotidianas

Podéis ver el vídeo de la vista.clicando aquí

imatge noticia

Presentación y entrevista a Yusho Sasaki, monja zen y responsable de la oficina Europea del Zen Soto, con motivo de su visita al Centro Zen de Barcelona. 

A modo de presentación utilizaremos las propias palabras de Yusho Sasaki ante la sangha del Centro Zen

“Buenos días a todos. Hoy daré una conferencia acerca del Dharma, pero como es la primera vez que visito esta sangha, antes de comenzar voy a hacer una pequeña introducción sobre mi persona. En primer lugar, mi nombre es Yusho Sasaki y estoy trabajando en la oficina Soto Zen en París desde enero pasado. ya trabajé en este lugar hace dieciocho años, así que es la segunda vez que trabajo en esta oficina, y la segunda vez que vivo en París.

Una de las preguntas que más habitualmente me suelen hacer aquí en Europa, versa sobre el punto de vista de la situación de la mujer en el Zen. Hay mucha gente que no ha conocido nunca a una monja japonesa y este hecho se debe a que no hay demasiadas monjas. Si tengo que explicarlo en números,  de los quince templos existentes en Japón donde residen unos treinta mil monjes, solo el 3% son monjas con una media de edad de setenta y dos años. Por lo que podríamos considerar a las monjas como una “especie en peligro de extinción”. Esta es la situación actual de las monjas, y este es un tema sobre el cual aquí en Europa me preguntan a menudo, y siempre doy la misma respuesta: yo no soy la típica monja. En Japón lo común es ordenarse entre los doce y los quince años, después ir a la universidad, después vivir un año como monjes y terminar trabajando en algún templo. Lo que hacen es trabajar, porque es bastante común que en Japón el hecho de ser monje se considere como una profesión. En mi caso fui ordenada en un periodo bastante tardío de mi vida, a los cincuenta años, trabajé fuera de Japón durante quince años y viví durante bastante tiempo en Londres, hasta mi ordenación. Por lo que he tenido una vida de familia y de trabajo hasta finalmente dedicarme por completo al Zen.

En Europa creo que no hay mucha diferencia entre un monje o una monja y las personas laicas, Ésta es una de las razones por la que no me ordené hasta los cincuenta años. La principal razón por la que decidí hacerme monja, fue conocer a mi maestra Shundo Aoyama Roshi que es la directora de un Sodo de formación exclusiva de mujeres. Como sabéis en el Sodo japonés los hombres y mujeres están separados, porque si se mezclan la enseñanza se puede volver complicada, por lo que normalmente están separados. Residí durante cinco años en este Sodo con mi maestra, que fue el motivo de mi deseo de ser monja y ser como ella. Aunque soy monja, las únicas cosas que encuentro diferentes en mi interior son los cambios y las prioridades, y la mayor prioridad ahora como monja es enseñar Budismo. Así que todo lo demás,  mi familia, mi trabajo, mi vida, se ha vuelto secundario. Esta es la única diferencia que encuentro en mi interior.”

 

Entrevista:

En primer lugar, agradecerle su visita a Barcelona. Nos gustaría hacerle unas breves preguntas para poder publicar la entrevista en la web del centro Zen de Barcelona.

- Los practicantes de budismo zen europeo tenemos presente que la raíz de esta práctica está en Japón (después de haber pasado por India y China), pero la cultura japonesa es muy diferente a la europea. Usted que está visitando diferentes centros europeos ¿observa si estas diferencias culturales se trasladan a la práctica del zen?

Creo personalmente que cualquier tipo de religión se mezcla con la del país donde llega. Cuando el budismo originariamente pasó de India a China y empezó a desarrollarse propiamente el budismo zen en China, para posteriormente trasladarse a Japón, Japón importó el budismo zen chino pero también entraron aspectos de la cultura china. Lo mismo pasa actualmente en Europa, cuando importamos el budismo zen japonés otros aspectos de la cultura japonesa llegan con él. Si miramos la ropa que ahora llevamos, el kimono que tenemos debajo es japonés, pero las amplias mangas del Kolomo (kimono negro que llevan los monjes/as) tienen su origen en la vestimenta de los funcionarios oficiales chinos. Y el kesa (manto del monje/a) proviene de India y seguramente llevarás una camiseta debajo que será europea. Esto nos muestra que es muy difícil saber qué parte es cultura japonesa y que parte no.

 

- Una diferencia cultural podría ser a nivel de los rituales y ceremonias. Parece que Japón cuenta con una cultura más ritualista y que en Europa estamos menos familiarizados y a veces incluso hay rechazo hacia el aspecto ceremonial. ¿Cree que es correcta esta percepción?

Es correcta esta percepción porque en Japón, que se ha desarrollado el budismo zen en los últimos 1.000 años, encontramos por ejemplo al Maestro Dogen (siglo XIII) que recomendó que practicaran zazen (meditación sentada) a los granjeros, a los comerciantes, etc., pero eran personas que trabajaban de las 4 de la mañana hasta las 10 de la noche por lo que no podían hacer zazen, por esto se desarrollaron los rituales. Hacer gassho o un signo de adoración era posible, lo hacían y después volvían al trabajo. Ahora que el zen ha llegado a Europa puedes escoger qué parte quieres enfatizar.

 

- He leído también que en Japón sólo un 10% de los templos cuenta con sala de meditación. ¿Es correcto?

Algunos templos tienen y otros no. Deshimaru cuando trajo el zen a Europa se basó en zazen, la meditación, y esto marca la diferencia en Europa.

 

- Respecto a la organización de los templos. En Europa básicamente están formados por monjes/as y otros practicantes que trabajan, que tienen familia, es decir, personas laicas. ¿Podemos establecer similitudes con Japón?

La mayoría de estas personas no quieren hacerse monjes, quieren permanecer como laicos, van a los grupos de zazen o a una sesshin y combinan la vida familiar con la práctica. 

 

-En el zen europeo los monjes/as son laicos.

Exactamente. Yo por ejemplo no me ordené monja hasta los 50 años, aunque empecé a practicar zazen sobre los veinte años. Antes de  ordenarme tenía otras prioridades, trabajaba, etc., por lo que no sentía la necesidad de ordenarme. Entiendo la confusión que puede generar esto.

 

- Como miembro de Sakhyadita Spain no puedo dejar de preguntarle cómo ve la situación de la mujer dentro del budismo zen. Es una pregunta que a veces mis compañeras del budismo tibetano me preguntan a mi por lo que estoy encantada de poder hacerle la pregunta a Usted.

Dogen fue un maestro zen muy progresista que ya en el siglo XIII hablaba de la igualdad de género, pero decía que todas las personas que practicaban, mujeres u hombres, estaban influenciados por la cultura, y en la cultura japonesa el hombre está por encima de la mujer. Debemos entender que esto es una característica de la cultura japonesa no de las enseñanzas zen. Es una influencia cultural. Estos últimos cincuenta años ha cambiado ya que las mujeres pueden recibir el shiho (la transmisión) y pueden tener discípulos. Ahora podríamos decir que está bastante igualado excepto en el aspecto cultural. Pero parece que está mejor que en el cristianismo donde las mujeres no pueden ser sacerdotes ni celebrar misa. El soto zen es mucho más igualitario. Estuve en la conferencia de Sakyadhita en Tailandia y allí no existen monjas, las mujeres que había eran laicas y estaban allí por un interés cultural. 

 

- Desde Europa nos da la sensación de que el hecho de reclamar una equidad de género en las tradiciones espirituales se está llevando sobre todo por parte de mujeres occidentales. ¿Cree que en esta reivindicación hay alguna diferencia entre oriente y occidente?

Yo creo que está reivindicación es debida a que estamos en el siglo XXI, si estuviéramos quinientos años atrás debemos entender que no se veía mal que el hombre estuviera por encima de la mujer, una vez más es la cultura, no es el budismo. Debemos entender que debemos ser iguales como seres humanos, sin distinción entre hombre o mujer.

 

Sílvia Palau Pujols

 

 

imatge noticia
imatge noticia
imatge noticia

El sábado 17 de septiembre el Centro Zen de Barcelona participó en la "Nit de les religions" de Barcelona organizada por la Asociación UNESCO para el Diálogo Interreligioso (AUDIR). El proyecto se inspiraba en "La Noche de las Religiones de Berlín", una iniciativa que se lleva a cabo en la ciudad alemana desde hace cuatro años. Era la primera vez que se llevaba a cabo en Barcelona y tuvo una gran acogida.

Junto con el Centro Zen de Barcelona, ​​24 comunidades religiosas de la ciudad de Barcelona abrieron sus puertas para ofrecer diferentes actividades para que la ciudadanía pudiera conocerlas. El formato de la propuesta era un itinerario autoguiado para el visitante que podía decidir cuáles eran las comunidades que más le interesaba visitar.

El Centro Zen de Barcelona abrió sus puertas para mostrar los espacios del centro y hacer una explicación introductoria sobre el budismo y la meditación zen. También se habló del papel de la mujer en la tradición zen. Finalmente se ofreció un té japonés a los visitantes mientras se abría el diálogo y se respondían las preguntas de los visitantes.

Este proyecto quiere contribuir a dar a conocer una realidad a veces desconocida como es la diversidad religiosa, favoreciendo un espacio de encuentro verdadero, lejos de las imágenes a menudo distorsionadas que nos llegan sobre las diferentes tradiciones religiosas que conviven en Barcelona.