Breve historia del centro

Caligrafia

El Dojo Zen de Barcelona se fundó en el año 1979 fruto del encuentro de un pequeño grupo de personas interesadas en la  práctica del budismo zen y que conocieron la enseñanza del Maestro Maestro Deshimaru.

Desde entonces en el dojo (el lugar donde se practica la Vía), se actualiza la enseñanza de los budas y los patriarcas a través de nuestra  propia vida y circunstancias.

En  1981 el maestro Taisen Deshimaru vino a Barcelona a dirigir una sesshin (retiro) en Caldes de Montbui, impulsando con su presencia y enseñanza la trayectoria del nuevo dojo recientemente creado.

Regaló una campana grande, un gong, un viejo mokugyo y muchos cojines para la práctica de zazen y ayudó con su visita a plantar  la semilla del dharma en Barcelona.

Taisen Deshimaru realizó para la ocasión dos grandes caligrafías. En una de ellas pintó la Vía y en la otra el Dragón que surge del agua. Estas dos atípicas y hermosas caligrafías presiden desde entonces el Centro Zen de Barcelona. A la muerte de Taisen Deshimaru en 1982 entre los  antiguos discípulos, Étienne Mokusho Zeisler tuvo un papel fundamental en la enseñanza del dharma en Barcelona. Étienne Mokusho Zeisler  murió muy joven en 1990 pero sigue vivo en el corazón de la sangha de Barcelona y en el de su responsable Pedro Taiho Secorún, que hoy practica bajo la dirección de Saikawa Roshi.